Las Voces del Madidi salen de la selva y se escuchan en Francia

Iga Vandenhove recolectó los sonidos del Área Protegida del norte de La Paz entre julio y agosto del año pasado. La francesa de 33 años realizó un documental sonoro que se presenta en Europa.

Erick Ortega / La Paz

A veces las ardillas hacen un sonido que es similar al de un motor en pleno funcionamiento... un motor de lancha. De esas embarcaciones pequeñas que cruzan por los ríos de la Amazonia boliviana.

Escuchar y diferenciar sonidos de la naturaleza es casi un don, conocer la selva es un privilegio. Iga Vandenhove tiene un don y es privilegiada. La francesa de 33 años recorrió parte del Parque Madidi el año pasado y reunió los sonidos del bosque. Volvió a su país natal y logró editar el material para hacer un documental sonoro. En la actualidad este registro artístico está disponible en un festival francés y, además, es posible encontrar el material de Iga en la web.

Son poco más de 23 minutos en los cuales la naturaleza muestra su mejor rostro, aquel que se puede escuchar gracias a la imaginación con Las Voces del Madidi que realizó la francesa Vandenhove.

Bolivia

El Parque Nacional Madidi es una de las 22 áreas protegidas que tiene Bolivia. Se encuentra en el norte de La Paz y es uno de los últimos reservorios intactos de la Tierra. En 1,9 millones de hectáreas, alberga a más especies que toda la Amazonia: al 10% de las aves del mundo, a 6,8% de mariposas, al 4% de mamíferos y al 3% de las plantas del planeta. Además allá se encuentran especies que no existen en otras partes del mundo y otras que están amenazadas.

Iga entre julio y agosto del año pasado estuvo en Apolo, Santa Cruz del Valle Ameno, Ichuramada; navegó por el río Tuichi, llegó a Rurrenabaque y siguió por el río Bala, el Parabal e Ixiamas. Aprendió a mimetizarse en la selva y supo escuchar sus sonidos.

En todo momento recibió la colaboración de los guardaparques bolivianos, especialmente de Marcos Uzquiano, quien le ayudó a conocer, de oído, un poco más de esta región boliviana. Otro personaje fundamental en su trabajo fue Huáscar Sevillano Coronel.

“Sin ellos no hubiera logrado hacer ese trabajo. Básicamente estuvimos grabando y yendo de patrullaje durante un mes por la selva”, explica la francesa.

Francia

Ya en su tierra natal, Vandenhove se dedicó a clasificar el material. Lo hizo con calma y tardó entre dos y tres meses para ordenar los sonidos. En menos de un mes tuvo editada su pieza y lista para su presentación.

“La obra se ha escogido para participar en un festival, en un jardín, en un campo a dos horas de París. Está allá hasta noviembre y es lindo que escuchen en Francia Los sonidos del Madidi”, explicó Iga. Está en cartelera desde el 18 de septiembre hasta el 13 de noviembre.

iga 3.PNG

El Festival L’Atelier des empreintes es el escenario en el cual se presenta la obra de Iga. Y es parte del tema El árbol y el bosque. “Promueve la defensa del acceso a la cultura para todos... para cultivar y ejercitar su sentido crítico, para descubrir otras formas de mirar el mundo”, refiere el portal electrónico de la entidad.

Además, dos festivales en Francia también están interesados en difundir la pieza artística.

En la ciudad de La Paz también se presentó la pieza sonora. Fue en el Centro Cultural Barranco, de la zona Sur, el jueves 22 de septiembre; su obra fue acompañada por piezas de artistas visuales.

“Es un éxito que se escuche Las voces del Madidi en Francia”, cuenta Iga. Explica que el público quedó sorprendido con la diversidad de sonidos. “Hubo algunos que habían viajado a Sudamérica y se acordaron de las sensaciones que tuvieron cuando visitaron el país”. La muestra sonora se realiza en Montsoreau, a un par de horas de París.

Uno de los objetivos de la obra fue hacer conocer la belleza de la región; pero también existe preocupación por la eventual pérdida de estos tesoros naturales.

“Hoy hay que luchar para hacer respetar los derechos ambientales, cuidar el medioambiente, la ecología y el entorno. Hay amenazas de minería y depredación. La pieza puede conllevar a sensibilizar a la gente alrededor de estos temas”, refiere Iga.

Sopocachi

Para el 14 de octubre se pretende hacer una nueva presentación en la Alianza Francesa, en la cual se escucharán los sonidos del norte paceño y también se podrá apreciar la obra gráfica de la artista paceña Knorke Leaf.

La invitación virtual indica: “Las Voces del Madidi es un evento excepcional de tres días que une a dos artistas mujeres de Francia y Bolivia para presentar un pieza sonora visual y vivencial sobre la importancia de conservación del Parque Nacional Amazónico Madidi, lugar de mayor biodiversidad del mundo y la importante labor de los guardaparques para su protección”.

En redes sociales hay una campaña de recolección de fondos para apoyar el proyecto, que hasta ahora es un impulso personal, pero que ya se hace conocer en Bolivia y en Francia. Existe la posibilidad de hacer presentaciones en otros escenarios.

Quienes quieren escuchar Las Voces del Madidi también pueden hacerlo desde cualquier dispositivo móvil.

Así, la pieza artística se escucha cerca y lejos. Se oyen monos aulladores, cantos de ranas, caimanes, aves... y los guardaparques que son los mediadores del recorrido. Todos cuentan los secretos de la selva boliviana y su llamado de auxilio.

https://soundcloud.com/igavandenhove/las-voces-del-madidi

“Sin ellos (guardaparques) no hubiera logrado hacer ese trabajo. Básicamente estuvimos grabando y yendo de patrullaje durante un mes por la selva”.

Iga Vandenhove

iga 4.PNG

En la piel del bosque

La parisina Iga Vandenhove es una artista sonora, visual, plástica y de documental. Trabaja entre Francia y los países donde le llevan sus proyectos. Estuvo en Irán y Armenia entre otras naciones.

Se interesa por la relación entre los contextos urbanos y naturales, los mitos colectivos y personales, la frontera entre lo real y la ficción, temas sociales y medioambientales. Su arte es a menudo hecho de grabaciones de terreno en donde la aventura se vuelve materia creativa y viene con un enfoque participativo. Su trabajo ha sido mencionado en medios de difusión nacionales, internacionales y festivales.

En el último tiempo, Iga se interesa por contar lo que sucede en Ixiamas. Es un proyecto que elabora con Clarivel Loayza, quien es antropóloga, arqueóloga, actriz y cuentacuentos.

Ambas se conocieron en Ixiamas. “Nos encontramos el año pasado y conectamos muy fuerte. Nos dimos cuenta que tenemos la misma intención de hablar del bosque y ver cómo se comunica con nosotros”, refiere Iga.

El año pasado comenzaron la idea de un documental y entre mayo y junio se dio forma al proyecto. Luego se envió el tema a la escuela francesa L’école documentaire de Lussas, la cual aprobó el plan denominado hasta ahora Piel de bosque.

Este documental cuestiona la minería que destroza al bosque y la tala indiscriminada de madera. En la obra están presentes los Jichis, seres mitológicos que son guardianes de las tierras bajas de Bolivia.

En una mezcla de realismo mágico y mitos se va contando la historia de la selva y su convivencia con los humanos.

Además, en La Piel del bosque se cuenta la vida de Don Guido (foto), quien en su niñez caminó desde Puerto Maldonado hasta Ixiamas acompañado de su abuelo ciego, y Clarivel, la mujer que hoy en día apuesta por una minería que elimina el mercurio en su explotación.